CRÍTICAS

 

"Sorprendente la madurez y la perfección de su arte. Crespo Rivera es un arista que concibe sus obras para la arquitectura.
Es necesario para no caer en lo frío o en lo decorativo poseer una sensibilidad y una invención formal como las de Crespo Rivera. Sensibilidad e invención que le permiten para llegar a un arte que es todo palpitación serena y silencio mágico".

José Hierro.

"La obra de Crespo Rivera es como una propuesta muy seria y responsable de un arte que no desea deshumanizarse como algunos piensan, sino descubrirnos en silencio otro postulado de la humanidad".

García Viñolas

"Tomas Crespo Rivera, artista zamorano, tiene que ser considerado como uno de los escultopintores más notables del actual momento artístico español".

Raúl Chavarri

"Tomas Crespo Rivera cultiva la modalidad en su estado más puro. Sus escultpinturas en madera y color uniforme se caracterizan por su rigor postconstructivista y por su geometría con amplias superficies esferoides que alían serenidad y plasticidad. Muralista puro, espera, igual que otros muchos escultopintores de nuestro tiempo, al arquitecto o al urbanista capaz de enmarcar su obra en el ambiente oportuno".

Carlos Arean

"Estas obras de Crespo Rivera con vocación arquitectónica, ofrecen junto a una técnica depurada el sentimiento controlado y la emoción latente en unas formas de vocación de absoluto".

Rosa Maria de la Hidalga

"No es mi pretensión establecer una comparación entre ambos artistas, - me refiero a Rueda y Crespo Rivera – pero la cita es inevitable y habla claro de la categoría del artista zamorano quien puede soportar sin perder pie de vecindad y concurrencia de criterios con tan afamado maestro del arte de hoy".

J. J Castro de Beraza

"Se trata de buscar sus específicos ritmos a la geometría, de poetizarla, de musicalizarla plásticamente, de armonizarla y contrapuntarla en sus juegos combinatorios. No hay anécdota en esta escultura, sino acción, y todo placidamente expuesto, con sus ritmos, excitaciones de sangre. Me place por su gravedad y compostura".

José de Castro Arines

"Las obras de Crespo rivera jamás carecen de ritmo. Han sido concebidas para ser proyectadas en el espacio y se desembarazan de toda sensación de lo inmóvil".

J. R Alfaro

"La ausencia de la anécdota-¿para qué quiere la anécdota el arte?-está en la obra de Crespo Rivera sobradamente compensado con algo más meritorio y difícil: con la acción".

Fernández Braso

"Tomar estas escultopinturas por simple trascripción abstracta de unas arquitecturas, sería falsa clave, pecado de caer en lo obvio, superficialidad en suma. Lo único que une a estas creaciones de Crespo rivera con su paisaje románico original, no es la significación aparencial sino la voluntad de orden. Despoja de intenciones simbólicas el artista de hoy las formas abstractas que maneja. Busca en ellas esa profunda satisfacción que emana del equilibrio que yace en las formas cerradas; en las contraposiciones cerradas; en las contraposiciones reposadoras del macizo y del vano; del arco la recta; de la suave ladera en el pleno de la colina, expresados en pura elemental geometría.
... Ahí está la clave que va desnudando el arte desde los simbolismos del neolítico y el románico a estas obras de Crespo Rivera. Un orden sagrado, no sacralizado para recomponer la “imago mundis” trastornada de los estadistas".

Lorenzo López Sancho